Tuesday, March 9, 2010

Nevada en Barcelona: falta de instinto killer, o de cómo le pudo el chocolate a la taza al reportero dicharachero.


Primeros copos desde mi balcón...

Pese a ser martes, Wittgenstein deberá esperar. El vienés seguro que se hartó de nieve hasta el aburrimiento, pero por estas latitudes la cosa es rara de verdad. Me las apañé con el portátil sin tener que salir de casa, así que a primera hora de la tarde, con buena luz y la nevada que se desvelaba como histórica, opté por continuar calentito e incluso homenajearme un chocolate a la taza. Para que los remordimientos no me estropearan una tarde tan agradable, incluso saqué un par de fotografías, un mínimo que me permita asegurar: yo estuve allí...



Santa María del Mar, con la nieve cuajada en mi azotea...





3 comments:

  1. joder, que bé vius!

    Tinc encara molt que apendre

    ReplyDelete
  2. Jajaja ... Ben aprofitada la tarda, quina enveja.
    A mi va tocar pujar a casa a peu (2Km) ja que el amb el cotxe vare ser impossible.
    Peró vaig aprofitar per fer de les meves:

    http://www.vimeo.com/10120029

    ReplyDelete
  3. Home, Arnau, tampoc n'hi ha per tant... millor si m'hagués quedat a casa i sense el portàtil...

    Manel, el teu esperit sí que em fa enveja, càmera en mà i jugant-te un constipat per tal de documentar el pollastre... Ets un home d'acció...

    ReplyDelete